¡Vuelve el rugby: Liga Heineken! VRAC Quesos Entrepinares-F.C. Barcelona


¡Vuelve el rugby! La División de Honor masculina se pone en marcha en España con nueva denominación: Liga Heineken. Y nosotros volvimos a los Campos de Pepe Rojo de Valladolid para disfrutar del partido de esta primera jornada del campeonato liguero. El vigente campeón, VRAC Quesos Entrepinares, abría calendario con un renovado F.C. Barcelona.



Hemos visto, o leído, que muchos equipos se están reforzando con buenos jugadores internacionales, de aquí o allá, lo que genera en algunos clubes aumento del optimismo a golpe de fichajes, incremento del nivel de juego en la liga, más espectáculo para los aficionados... Yo creo que ganamos todos; aunque también habría que consultar a la Federación Española de Rugby y al seleccionador nacional… Lo iremos viendo, o leyendo, no olvidemos que también tenemos Japón a la vuelta de la esquina.



Los catalanes se presentaron en pucela con una plantilla bastante renovada, orden y seriedad, muchas ganas, buen juego y pusieron al Quesos Entrepinares en apuros durante buena parte del partido... Los rivales también juegan, y bien; y si te relajas, o pierdes la concentración, te toca sufrir...


Al final los locales vencieron por 35 a 18. Victoria con bonus. No está mal para empezar. No es difícil vislumbrar que el equipo quesero tiene una identidad de juego particular, con velocidad de manos, delanteros muy dinámicos, y compañerismo y apoyo, mucho apoyo… Se vio a los azulones con buenas piernas y buenos pulmones, hubo poco protagonista rapsoda, y todo el grupo se esforzó por meter la nariz en la trinchera luchando para mantener vivo el oval… Pero no podemos esconder la realidad del partido de este pasado domingo en Pepe Rojo, jugamos a rachas y en algunos momentos aún parecíamos varados en las vacaciones veraniegas. Poca pretemporada, creo yo…

Como decía Merino: poco a poco. Y es que acaba de comenzar este bonito y largo, muy largo, reto de la liga, un gran y nada fácil desafío perseguido por todos los equipos del rugby español. No ha sido ninguna catástrofe ni estamos abocados a un mal papel en la competición, ¡solo ha sido un partido!, queda trabajar con anhelo, convencimiento y concentración. De momento, toca disfrutar con el rugby. Y ya iremos viendo si la imagen liguera, y copera, se va tornando a cianotipia y el aroma que flote en el ambiente es a queso.