Garabachos. Fred Creusot nos sorprende con su arte [Exposición en CDS-FGSR-Peñaranda]

Garabachos. ¡Qué palabra más acertada para dar título a esta exposición!




Supongo que cada ser humano tiene unas necesidades más o menos básicas. Algunos utilizan palabras porque su necesidad es la de comunicar. Comunicar; comunicarse… Claro que puede ser una inagotable fuente de malentendidos porque una cosa es lo que queremos decir, otra la que realmente decimos y otra, no menos importante, lo que el escuchante recibe e interpreta. ¡Vaya peligro!
Y aquí, en esta exposición, el amigo Fred Creusot, artista francés, ya comienza haciéndonos reflexionar y pensar solo con el título: Garabachos. Qué buena forma de conjugar palabras, ¡qué arte!
Y para arte, el que tiene en su cabeza y sus pinceles, con esa gran capacidad de desatar entuertos más o menos cotidianos y plasmarlos, de una forma brillante y bien colorida, en sus lienzos. ¡Y son unos cuantos los que abarrotan la sala, gracias al Ayuntamiento, la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y a Mares Virtuales!




Buena mano y excelsa imaginación para dar vida a un folio en blanco, Fred. A veces acrílico, a veces óleo, pero siempre cabalgando de forma multicolor sobre los lienzos que se presentaban inicialmente inmaculados y desnudos. ¡Buen lenguaje, sí señor! Otra manera de comunicar, bien bonita, por cierto. Supongo que como muchos de nosotros, ¡ay, qué tristeza!, no tenemos muy integrada en nuestro intelecto esa educación plástica, no manejamos con maestría el mundo del arte, pues bastante tenemos con prestar atención y disfrutar de estos cuadros tan bonitos que ahora se muestran, hasta el día 14 de agosto, en el Centro de Desarrollo Sociocultural de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Peñaranda.



A mí me ha parecido una muestra fantástica. Muy de caricaturas, de cómic. No sé si el pincel de Fred se ha acercado al cómic, o ha sido el cómic el que ha acercado la pintura a Fred. Veo en estos cuadros unos interesantes enfoques, muy diversos (aunque también hay cuadros de varias épocas) donde destaca claramente el iconográfico, un buen número de viñetas o acciones compositivas sobre momentos cotidianos, ¡c´est la vie!
El monje pensativo. Dos banqueros. Panchito haciendo el indio. Vaya lío estoy echo. Mosca borracha. Amores bestias. Personaje de cómic con tres ciclistas, un cocinero, dos enfermeras y un no sé qué en el cielo. ¡Fantástico! Estos son algunos de los títulos de los cuadros de la muestra expositiva. ¿¡No te lo irás a perder?! Yo que tú cabalgaba al galope, casi salvaje, para llegar antes de que la retiren de las paredes del zaguán del CDS.



Buena muestra, señor Creusot; me gusta su estilo. Fascinantes temas que dan sentido, y humor en algunos casos, al día a día de la gente de la calle. Es usted un maestro domando los colores y los garabatos. Esos garabatos de un gabacho. Esos ‘Garabachos”. Seguro que muchos de los visitantes habrán dicho, o pensado, “¡eso también lo hago yo!”, je, je… ¡Qué grande es el ser humano! A mí me ha encantado, sus cuadros tienen el poder de unir y sanar, de sacar una sonrisa, de generar emociones…



Claro que todo esto que digo es subjetivo, mi exigua forma de comunicar puede ser traicionera y mi conocimiento del arte es muy limitado. Pero yo te recomiendo, estimado lector, que pases por la exposición y así nos podrás ofrecer tu opinión personal. Igual o distinta de la mía. Incluso puede ser detonante de otras reacciones, impulsivas o meditadas, pero estoy convencido de que no serán agrias ni grises; Fred Creusot es una extraordinaria tormenta de color, un huracán con gafas de cristales arcoíris, un pincel rápido, imaginativo, expresivo… ¡Fantastique, Monsieur Creusot!, gracias por mostrarnos su obra en Peñaranda.